Avisar de contenido inadecuado

Los sueños y la realidad.

{
}

Los sueños y la realidad.

En los sueños, soy lo que soy… una proyección más real, perfecta, verdadera pero igualmente adversa de un todo.

En la realidad, sólo soy lo que soy dentro de un marco transmitido llamado herencia, tradición cultura o simplemente sociedad…Un compuesto habitual inserto en un mundo del cual supe que se llamaba tierra, pero que de ninguna manera significaba algo más que el tener que sobrevivir y suplir las necesidades básicas para finalmente entregarme a la muerte.

Luego de desarrollar la base del ser de nombre instinto, llegan de manera rápida e intransigente las reglas, normas que cambian dependiendo donde te encuentres y  de las cuales se define lo moral o amoral según la perspectiva que se tome y se defina, donde existen las excepciones y consecuencias que con bastante elocuencia, te dan un rumbo que te conducirá a un efecto deseado según lo que se espere o no se espere de sí mismo (Yo relativo).

De estas cosas finalmente intenté encontrar algo convergente, en donde pudiera hallar una razón lógica que motivara a la experiencia o de manera más ambiciosa a un algo superior que iluminara mi buen juicio, para que en su sabiduría lograra comprender en su totalidad la definiciones enigmáticas de verdad o realidad, de fantasía o surrealidad, de vida o muerte, amor u odio, del comienzo o el final (Sin éxito alguno).

Y si entonces decido creer en lo que significa para mi verdad, es cuando el principio asoma su inteligencia y comienza a trabajar en una ardua lista de definiciones inexactas pero espontáneamente serias, donde el final parece auténtico, moldeando las afirmaciones perogrulladas, para caer en aseveraciones radiales que emanan mayor claridad.

Pero si hay algo que finalmente define las cosas, es cuanto llegas a creer y admitir lo que son ellas, en cuanto llegas ah aceptar los sueños como reales, las ideas abstractas o absolutas como materiales  y el sentir, parte de lo evidente que para mi es, el formar parte de lo que soy, del todo, de la proyección perfecta, pero igualmente adversa, desastrosa, incomprensible, pero finalmente cierta.

Si Ser entonces dentro de la sociedad requiere límites, abstinencia y privación, no es cabalmente parte de lo que soy y lo que soy es parte de los sueños. Y si dentro de mi realidad existen condiciones, entonces los sueños no son ajustadamente parte de mi ser natural y sincero.

Y si lo que soy es parte de los sueños y la realidad, la única manera de ser una esencia que es, es siendo realidad y sueño,  una alegoría personificada que me lleve a engendrar vida al elemento inerte, para corresponder al todo, al espacio, a la dimensión, a la definitiva e incondicional particular universal.

 

Si ser lo que soy entonces, en definitiva, es sueños y realidad, realidad y sueños...

Hoy me tomo la libertad, para volverme ambos.

{
}
{
}

Deja tu comentario Los sueños y la realidad.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre